PORTADA | NOTICIAS | CLASIFICADOS | TARIFAS | MEDIOS | PIZARRA | ARCHIVO | RSS | CONTACTO
Año 1 - Edición Digital - Miércoles 31 de Diciembre de 1969 - Zapala - Neuquén - Patagonia - Argentina
SOCIEDAD | DEPORTES | CULTURA | POLICIALES | POLITICA | GREMIALES | HISTORIA | OPINION | CORREO LECTORES | EDITORIAL
SOCIEDAD   viernes | 01-12-2017 | 07:14
Las fibras neuquinas se lucieron en desfile en Buenos Aires

Las indumentarias del evento, organizado por el Centro Pyme-Adeneu, tuvieron la particularidad de que fueron confeccionadas a partir de fibras naturales neuquinas de origen animal.


Las prendas exhibidas correspondían a las diseñadoras Paula Rosas, de Neuquén capital; Vanesa Alejandra Lara, de Buenos Aires, y María Eugenia Arguelles, de Bariloche.

Las tres compitieron en la final del concurso nacional de diseño de indumentaria Filosofía Natural, en el que se presentaron 35 bocetos con fibras naturales neuquinas. Con su colección Caliza, que incluye prendas elaboradas en un 90% con fibras naturales neuquinas, Paula Rosas resultó ganadora del certamen. Su colección (un suéter, un saco y una falda) hace referencia a los paisajes de Las Grutas.

El desfile, conducido por el reconocido diseñador Benito Fernández -quien también presentó su última colección-, tuvo como objetivo que tanto los profesionales del diseño como los consumidores conozcan y puedan experimentar la calidad de los productos confeccionados con fibras neuquinas.

Dos hilanderías, de Chos Malal y Zapala, realizaron los análisis para garantizar la calidad de la materia prima y del producto final (ver aparte). Las diseñadoras trabajaron a partir de un kit provisto por el Centro Pyme-Adeneu con la producción de las hilanderías mencionadas.

En diálogo con LM Neuquén, Paula, de 31 años, explicó que su colección “remite a la erosión, a la forma porosa de una roca que se erosiona y nunca vuelve a su forma original”. Generó tres diseños completos, con prendas complementarias en tonos grises que buscan destacar los artículos tejidos sin romper con el estilo de toda la colección.

La diseñadora comentó que buscó ese efecto a través de los bordes carcomidos de sus prendas. “Quise presentar una forma que evoluciona sin llegar a la destrucción total”, precisó. En relación con la lana, la joven resaltó que tiene “una caída única, es suave, no pica y tiene un tacto increíble”.

La planta de Chos Malal procesa cashmere y actualmente también incursiona en hilados de llama, guanaco y lana de merino. En tanto, la de Zapala se especializada en mohair. Entre ambas hilanderías tienen capacidad de procesar hasta 5 mil kilos de fibras por año. Ambas realizan los análisis para garantizar la calidad de la materia prima y del producto final.
(20171201071401) | Tiempo de lectura 01:53 (377 palabras)

Pulse aquí para ir a la noticia anterior.   
Acceso
Creación del sitio 15/02/2012 -
Desarrollado por Editorial Patagonia Activa
® 2003-1969
Datos AFIP